• Oscar Castillo

El Amor Apesta Porque Soy Egoísta

Updated: Dec 18, 2020


Fue una noche fría y misteriosamente silenciosa, probablemente alrededor de las 3 de la mañana. Lo recuerdo tan vívidamente que me da escalofríos cada vez que me recuerdo. El sonido de las ruedas de mi equipaje crujiendo sobre la calle adoquinada de Minneapolis. Las lágrimas corrían por mi rostro, mi corazón estaba pesado y la ira llenaba cada centímetro de mi cuerpo. Me acababa de enterar de que mi esposa estaba teniendo una relación emocional con otro hombre y tomé la decisión de dejar nuestro apartamento y tomar un vuelo de regreso a Dallas. Estaba listo para divorciarme.


La confianza quebrantada conduce a relaciones quebrantadas, y en ese momento lo estaba experimentando de primera mano. Pero lo que llegaría a entender más tarde es que se necesitan dos personas para romper la confianza. En ese momento solo pude ver el fracaso de mi esposa. No estaba sopesando la importancia de mis acciones que crearon el espacio para que ella rompiera mi confianza. Es en esos momentos de dolor es donde encontramos las mayores oportunidades para acceder a una hermosa verdad que transforma nuestra vida: Dios es amor.


Mientras asistíamos a una clase pre-matrimonial en nuestra iglesia local, nos dijeron que el matrimonio son dos personas imperfectas que intentan hacer una unión perfecta y que la única forma de sobrevivir es si vemos el matrimonio a través del lente de quien lo creó. Ahora valoramos la verdad de esa declaración, pero mientras tomábamos la clase pre-matrimonial, pensamos que era irrelevante para nosotros. Pensamos ignorantemente que sabíamos cómo amarnos. Éramos simples e inmaduros.


El amor no se trata de mi


Me subí a mi auto y comencé a conducir hacia el aeropuerto para tomar el primer vuelo de regreso a casa. Estaba decidido a comenzar un nuevo capítulo en mi vida, reinventarme y seguir adelante. Sentí que merecía algo mejor y, dado que mi esposa había elegido otro camino, se había tomado una decisión y no había opción de volver atrás. Pero como Dios hace con regularidad, nos deja llegar al final de nosotros mismos y allí nos espera para llevarnos de regreso a sus caminos.


Milagrosamente, nunca llegué al aeropuerto. En cambio, experimenté un momento especial en mi auto que cambio el rumbo de nuestro matrimonio. En medio de mi frustración, Dios me recordó amablemente Su definición de amor, me dio un vistazo de Su perspectiva de la dolorosa situación, me inspiró a regresar a mi apartamento y de alguna manera terminar de nuevo en los brazos de mi esposa.


En los meses siguientes, nos dimos cuenta de cómo nuestras acciones, palabras, deseos e intenciones egoístas dañaron significativamente nuestro matrimonio. Se nos recordó la hermosa verdad en la Biblia y cómo debería informar nuestra vida diaria. Nos quedó aún más claro cómo una conversación constante con Dios alimenta nuestra búsqueda diaria de ambos. Re-aprendimos cómo la búsqueda de amistades con convicciones similares es vital para que un matrimonio experimente el amor de Dios.


El día de nuestra boda, leímos la siguiente porción de la Biblia y no podríamos haber imaginado cómo Dios la usaría para reconstruir nuestro matrimonio 2 años después. Ahora sirve como un recordatorio constante de cómo el amor no se trata de nosotros. El amor se trata de otros y Jesús lo personificó. Mientras lo lees, te animo a reemplazar la palabra amor por Jesús. Más tarde te explico por qué Jesús.


El que ama tiene paciencia en todo, y siempre es amable.
El que ama no es envidioso, ni se cree más que nadie.
No es orgulloso.
No es grosero ni egoísta.
No se enoja por cualquier cosa.
No se pasa la vida recordando lo malo que otros le han hecho.
No aplaude a los malvados, sino a los que hablan con la verdad.
El que ama es capaz de aguantarlo todo, de creerlo todo, de esperarlo todo, de soportarlo todo.
Sólo el amor vive para siempre. 

Jesús vivió esta definición al elegir sacrificar su comodidad, sus necesidades e incluso su propia vida. Reveló cómo las relaciones pueden soportar los altibajos de la vida. La razón por la cual nuestro matrimonio se deterioro fue porque lo hicimos bajo nuestra propia sabiduría, con poner nuestras profesiones como prioridad, y nuestros propios deseos en lugar de amar como Jesús. El matrimonio se trata de que Dios muestre su amor a través de dos personas imperfectas que se unen con el fin de reflejar el amor incondicional de Dios a todo el mundo.


El amor es un verbo


Amar a quienes nos aman puede darnos una sensación de control, así como también la seguridad contra el dolor y la angustia. Pero si quieres transformar tu mundo, intenta amar a los que te han hecho mal como lo hizo Jesús con los que le hicieron mal. En lugar de destruir a sus enemigos, modeló cómo la bondad inmerecida y el amor incondicional cambian las situaciones. Donde tal vez la venganza, el resentimiento y la amargura parezcan justificados, al elegir el amor de Dios, desatamos paz, gozo y perdón. ¿Por qué comparto esto contigo?


Después de muchas horas de reinvertir tiempo y energía en nuestro matrimonio, mi esposa y yo vimos cómo nuestras acciones y actitudes individuales llevaron a quebrantar la confianza entre nosotros. Rápidamente nos dimos cuenta de que el amor se había convertido en uno de los muchos temas en lugar de un verbo que empoderaba nuestro matrimonio a diario.


Por ejemplo, no estábamos siendo honestos con lo que realmente sentíamos acerca de nuestras profesiones. Tan simple como suena, se convirtió en un punto de tensión entre nosotros. Ella pensó que estaba consumido por volverme famoso mientras yo la percibía a ella como un obstáculo en mi camino hacia el éxito. Ambos albergamos resentimiento, tardamos en abordarlo, que trajo como resultado la desconfianza e ira. Esta actitud nos colocó en el camino de buscar el amor en las personas, lugares y cosas equivocadas.


En el altruismo de Dios encontramos el amor verdadero


Nuestro orgullo casi disuelve nuestro matrimonio, pero debido a que Dios es amor, ahora estamos experimentando una esperanza renovada. Nosotros probamos las palabras amorosas y cautelosas de Dios sobre los resultados de nuestra naturaleza egoísta y es verdad, conduce a más quebrantamiento. Pero Dios no se detiene ahí, Él nos da promesas que revelan su amor y que nos llevan a su bondad, alegría y esperanza.


Con eso en mente, sería muy negligente de mi parte no señalar hacia el amor de Dios que se nos mostró en la persona de Jesús que murió por nosotros para que pudiéramos tener una relación con él. Este acto divino y desinteresado ha transformado la vida de miles de millones de personas durante siglos y también salvo nuestro matrimonio. Encontramos el amor verdadero en el acto más desinteresado de Dios. Si deseas obtener más información al respecto, haga clic aquí.

50 views0 comments